Índice:
Introducción.
Atractivo Turístico.
Las Ciudades Alemanas.
Fogones y Bodegas.
Las Comunicaciones.
La Oficina Alemana para el Turismo.
Información Adicional.
Fotos.
 

Alemania es un país ideal para viajar, por la notable variedad de ciudades monumentales y paisajes pintorescos que ofrece al turista. Invita a recorrer los sitios de una larga y rica historia y disfrutar de todas las manifestaciones de la modernidad. Los destinos turísticos alemanes abarcan un formidable abanico de posibilidades, desde auténticos remansos de paz hasta bulliciosos lugares llenos de vitalidad. Esto también lo saben los propios alemanes: casi la mitad pasan sus vacaciones dentro del país. En el año 1997 Alemania fue visitada por 11,7 millones de turistas, que gastaron cerca de 28.600 millones de marcos.

Con un volumen de facturación anual de cerca de 230.000 millones de marcos, el turismo es un factor económico esencial en Alemania. En comparación con otros ramos económicos, se sitúa incluso por delante de la industria química y tiene una importancia equivalente al sector de la construcción de maquinaria y la fabricación de automóviles. El número total de empleados en los segmentos relacionados con el turismo, incluyendo los trabajadores a tiempo parcial y el empleo de temporada, se eleva a cerca de 2,4 millones. En 1997 el número de pernoctaciones rondó los 287 millones.

 

ir al inicio de la página
 

ATRACTIVO TURÍSTICO. Durante siglos el área de lengua alemana fue un conglomerado de numerosos Estados soberanos con diferentes residencias o capitales de mayor o menor tamaño, esparcidas por todo el territorio. Casi todas estas sociedades independientes fueron foco de una intensa actividad cultural y muy diversas tradiciones. Así lo testimonia hoy la variedad de los monumentos y bibliotecas, museos y colecciones de arte, parques y teatros, que constituyen una atracción turística de primer orden.

El viajero puede elegir entre un sinnúmero de destinos turísticos muy atractivos. En el Mar del Norte y en el Báltico, con sus típicos paisajes costeros y espléndidas islas, el viajero disfruta de un clima oceánico templado. Lugares muy visitados son por ejemplo: los islotes de Holstein y Mecklemburgo. Las montañas centrales y los Alpes ofrecen muchas posibilidades a los aficionados al senderismo. El Lago de Constanza y los lagos bávaros invitan a la práctica de los deportes acuáticos. Los valles del Rin, Meno, Mosela, Neckar, Danubio, Elba y Saale ofrecen al turista sus románticos escenarios. Casi cien rutas turísticas (Ruta de los Cuentos Populares, Ruta del Románico, Ruta del Vino, etc.) alejadas de las grandes vías de comunicación atraviesan los parajes en los que a lo largo de la historia se ha ido sedimentando la cultura y presentan al viajero, prácticamente sin solución de continuidad, espléndidos conjuntos monumentales y pintorescos paisajes. Estas rutas pasan por hermosos y amenos parajes con todo tipo de servicios para el viajero. El itinerario más conocido es la «Ruta Romántica», en la que destacan Rothenburg ob der Tauber, Dinkelsbühl y Nördlingen, auténticas joyas medievales. También en lugares que no aparecen en las guías el viajero puede seguir la huella de la historia. En Baviera se encuentra con la ligereza del Barroco, en el Norte con la severidad del Gótico de mampostería de ladrillo. En algunos sitios el tiempo parece detenido. En todas partes el visitante encontrará hospitalidad y la muy apreciada «apacibilidad» alemana, que las palabras calor y sosiego apenas alcanzan a expresar. Buena ocasión para entablar contacto con los lugareños son las incontables fiestas regionales o locales, las semanas enológicas y una inabarcable variedad de fiestas populares y callejeras.

 

ir al inicio de la página

 

LAS CIUDADES ALEMANAS. La gran diversidad del país no se refleja únicamente en sus paisajes, desde los Alpes y las montañas centrales hasta las llanuras del Norte y las costas del Mar del Norte o del Báltico, sino también en sus ciudades. Junto a la vieja y nueva capital, Berlín, que desde la reunificación está viviendo una extraordinaria eclosión como metrópoli europea, existen en Alemania infinidad de ciudades de primer orden, que operan como centros urbanos de las regiones en que están asentadas y reflejan en su diversidad la historia, la tradición y el carácter típico de cada una de estas regiones. La mayor parte de las ciudades alemanas se fundaron a la orilla de los ríos, por ser estos antiguamente las principales vías de comunicación. Hoy en día muchas de estas arterias vitales quizás hayan perdido parte de la relevancia económica que tuvieron antaño, pero son muy importantes como factor de ocio y esparcimiento: en muchos casos los habitantes de estas ciudades tienen prácticamente a la puerta de casa espléndidos parajes de naturaleza intacta para hacer excursiones o practicar deporte.

 

ir al inicio de la página

 

FOGONES Y BODEGAS. La gastronomía y hostelería han alcanzado a lo largo de los últimos decenios un alto estándar. La oferta abarca desde las económicas casas de labranza y habitaciones privadas hasta los grandes centros turísticos y lujosos hoteles internacionales, pasando por las tradicionales pensiones burguesas. Los aficionados a la buena mesa encuentran cada vez más restaurantes que pueden compararse perfectamente con los grandes establecimientos internacionales. Aparte de la «alta cocina», Alemania ofrece al viajero la tradicional cocina regional con gran variedad de platos y bebidas típicos. Los vinos alemanes son famosos en el mundo entero, y huelga decir que en Alemania se entiende de cerveza. Por lo demás, los alemanes mismos no aprecian únicamente su propia cocina: hasta en las ciudades más pequeñas se encuentran restaurantes internacionales.

 

ir al inicio de la página
 

LAS COMUNICACIONES. Las comunicaciones son excelentes: para recorrer o cruzar el país el viajero dispone de una tupida red de carreteras, ferrocarriles e incluso vías fluviales. En las zonas turísticas los aficionados al senderismo tienen a disposición una red perfectamente señalizada con todo tipo de rutas. Alemania también se puede recorrer muy bien en bicicleta, pues existen numerosos «carriles bici» construidos ex profeso. En los nuevos Estados Federados la infraestructura turística se está ampliando con notable rapidez. En las regiones con abundancia de ríos y lagos de los Estados Federados de Brandeburgo y Mecklemburgo-Pomerania Occidental existe además una atractiva oferta de deportes náuticos.

Las formalidades de entrada para los viajeros extranjeros son sencillas. Los ciudadanos de muchos países pueden visitar el país durante tres meses sin necesidad de solicitar un visado. La entrada y salida de divisas es libre.

 

ir al inicio de la página
 

LA OFICINA ALEMANA PARA EL TURISMO. En cuanto organización nacional de marketing turístico dependiente del Gobierno Federal, la Deutsche Zentrale für Tourismus (DZT Oficina Alemana para el Turismo) está encargada de promocionar la oferta turística de Alemania en el extranjero. Sus 27 representaciones y agencias de venta repartidas por el mundo operan como interlocutores profesionales del sector turístico, colocando las ofertas turísticas alemanas en los catálogos de los operadores extranjeros. El stand conjunto de la DZT en las grandes ferias internacionales del ramo facilita la proyección exterior de las pequeñas y medianas empresas alemanas.

De cara al futuro está previsto asignar a la DZT asimismo las funciones de marketing de los productos turísticos de los Estados Federados para la clientela nacional. A iniciativa del Ministerio Federal de Economía, a mediados de mayo de 1998 los Ministros de Economía de los Estados Federados aprobaron el correspondiente acuerdo en este sentido, que actualmente se halla en fase de aplicación.

 

ir al inicio de la página
 

Información Adicional:

Deutsche Zentrale für Tourismus Beethovenstr. 69, 60325 Frankfurt am Main 

Internet: http://www.germany-tourism.de Correo electrónico: [email protected]

Deutscher Fremdenverkehrsverband e.V. Bertha-von-Suttner-Platz 13, 53111 Bonn 

Correo electrónico: [email protected]

 

ir al inicio de la página