Tras las Cañas de Bambú: Guinea en la Expo

En el recinto de África de la Expo, hay que buscar un poco hasta encontrar la entrada del pabellón de Guinea, porque, desde que llegaron a Hannover, las cañas de bambú que rodean el pabellón han crecido ya cinco metros. Es bambú procedente de las orillas de los grandes ríos del país, un país que alberga el nacimiento de los grandes caudales del Niger y el Senegal, por lo que se le considera también la reserva acuífera del África Occidental. Guinea es, por tanto, todo lo contrario de un país desértico; pero esta abundancia de agua comporta también una gran responsabilidad. Al fin y al cabo, millones de personas del África saheliana, al sur del Sáhara, dependen de esas venas de agua de medio continente. Guinea celebra el 28 de septiembre su Día de las Naciones en la Expo. La participación de Guinea en la Expo obtuvo el apoyo de la Iniciativa "One World" de la política alemana de desarrollo.

Por este motivo, el Macizo Fouta Djallon es también el tema de uno de los proyectos globales de la Expo en Guinea, presentado por el gobierno guineano en el Parque Temático "Medioambiente, Paisaje, Clima" de la Expo. En este macizo montañoso se hallan los orígenes del abastecimiento de agua para la práctica totalidad del África Saheliana, donde, como se sabe, el agua es un bien sumamente escaso. El objetivo más importante de este proyecto es proteger los bosques alpinos de la tala y la erosión del suelo, tan frecuentes en África. La Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit, entidad alemana de cooperación técnica, que en nombre de su propietaria, la República Federal de Alemania, lleva a cabo proyectos de desarrollo en Guinea desde hace 20 años, observa respecto a sus proyectos forestales en Guinea: "La selva virgen de esta región está amenazada por la explotación masiva y la transformación en terrenos de cultivo. Las experiencias de un proyecto anterior, en el que se elaboraron planes para conservar los grandes bosques "Ziama" y "Diecke" , propiedad del gobierno, demuestran que las medidas puramente forestales no pueden garantizar el futuro del contingente forestal. Es necesario estabilizar los sistemas de explotación agrícola existentes en torno a los bosques e integrar a las poblaciones conlindantes en el mantenimiento y la explotación de los bosques para poder garantizar la sostenibilidad de los mismos."

Esto es necesario sobre todo en el caso de los Bosques de Fouta Djallon, que constituyen la principal fuente de energía para la población de un país con un fuerte crecimiento demográfico (el 4 por ciento anual; un 85 por ciento vive de la agricultura). Sin el efecto protector de estos bosques, el equilibrio ecológico de todo el sistema de abastecimiento de agua en el África Occidental podría romperse, con consecuencias desastrosas para los países del África saheliana. Por ello, el proyecto se centra en concienciar a los habitantes de esta región de la necesidad de preservar el medio ambiente.