D+C Desarrollo y Cooperación
(No. 6, Noviembre/diciembre 2000,
p. 12-15)

Los Diálogos Globales
Respuestas a desafíos de hoy y mañana

Dossier


Los «Diálogos Globales EXPO 2000» fueron 10 foros internacionales de discusión de tres días de duración cada uno, que se llevaron a cabo durante la Exposición Universal de Hannover. La idea se originó en el Consejo Asesor Internacional de la EXPO (IAB). Para su realización, organismos alemanes e internacionales estructuraron el programa y contenido de los foros e invitaron a los participantes. D+C presenta una síntesis de los resultados y conclusiones más importantes.


Los Recursos
Naturales en un
Mundo Interdependiente

En el centro del Primer Diálogo Global en la EXPO 2000, celebrado del 19 al 21 de junio con el título «Los Recursos Naturales en un Mundo Interdependiente» estuvieron las cuestiones siguientes: ¿cómo puede lograrse un uso sostenible de los recursos naturales? ¿Cómo pueden evitarse conflictos en torno al acceso a los recursos naturales? ¿Cómo pueden armonizarse la economía y la ecología? ¿Cuáles son las tareas de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil en la persecución de las metas de sostenibilidad?

En la conferencia organizada por 60 organizaciones bajo la dirección del Stockholm Environment Institute fueron presentados exitosos y discutidos ejemplos de desarrollo sostenible, innovación técnica y producción de bajo impacto ambiental. A los gobiernos, las empresas y la opinión pública internacional fue dirigida la exigencia de trabajar más estrechamente a nivel global, para darle al tema mayor peso político. A pesar de las diferencias culturales y de entorno, son necesarios partenariatos y redes mundiales en la búsqueda de soluciones para los candentes problemas globales, agregaron varios participantes. En Hannover fue dado el primer paso: expertos de Simbawe y la India, p. ej., acordaron intercambiar experiencias en la gestión de cuencas hidrológicas, como forma de aprender recíprocamente.

Hinnerk Bartels


Conformar Responsablemente
la Sociedad Mundial

El debate en torno al «Gobierno Responsable en la Sociedad Global» fue el tema central del segundo Diálogo Global, que se llevó a cabo del 1-o al 3 de julio con el título «Conformar Responsablemente la Sociedad Mundial». Los participantes se plantearon buscar formas políticas innovadoras que aseguren que la población participe en procesos políticos a nivel supraestatal. La razón: los ciudadanos son afectados cada vez más en su entorno vital inmediato por decisiones sobre las que no tienen influencia alguna, ya que son tomadas a nivel regional o global.

La exigencia central del foro, organizado por la Society for International Development (SID), la Fundación Heinrich Böll, el Banco Interamericano de Desarrollo, algunas organizaciones de las NN UU y ONG del Sur fue que las resoluciones y recomendaciones acordadas en las grandes Conferencias de las NN UU el año pasado fueran llevadas a la práctica. Una gestión sostenible de los recursos naturales cada vez más escasos y un conformación política de la globalización económica fueron definidas como condición básica para un desarrollo democrático de la sociedad mundial. Además fueron discutidos enfoques acerca de cómo combinar el respeto de los valores y derechos universales con el reconocimiento de la variedad cultural y cómo asegurar una vasta participación en la emergente sociedad global del conocimiento.

Discutido fue también el papel de la Unión Europea (UE) como protagonista político mundial. A menudo se critica la falta de capacidad de acción de la UE en cuestiones p. ej. de paz y seguridad, anotaron algunos participantes. Sin embargo, se respondió, se pasa por alto que en muchos sectores de la política, la UE se ha transformado en un importante global player.

La discusión se basó en un documento de trabajo que describe detalladamente la influencia de la UE tanto en organizaciones multilaterales como en las relaciones bilaterales. También fueron analizadas y criticadas las consecuencias globales de la política interior de la UE, p. ej. la agrícola y el fomento de exportaciones. El documento, elaborado por la SID y 17 ONG europeas puede ser consultado en la página de la Fundación Heinrich Böll en Internet (www.boell.de).

Klaus Linsenmeier


Ciencia y Técnica:
Pensar el Futuro

La ciencia y la técnica son pilares básicos del mundo, tal como hoy lo conocemos: permiten que se desarrolle la creatividad y la capacidad innovadora del ser humano, con el objetivo de progresar en el bienestar humano.

Del 11 al 13 de julio tuvo lugar el Diálogo Global «Ciencia y Técnica: Pensar el Futuro» en el marco de la EXPO 2000. El diálogo, patrocinado por Edelgard Buhlman, Ministra alemana de Educación e Investigación, ofreció una plataforma para la discusión de expertos internacionales líderes en la materia. Cuatro temas principales conformaron el hilo conductor en las conferencias, discusiones y talleres de trabajo paralelos: «Pronósticos y Modelos», «Recursos Para el Futuro», «Tecnologías de la Información y la Comunicación» y «Ciencia y Sociedad».

Entre los temas tratados se destacaron «Internet: ¿Acceso a la Información Para Todos?», «La política, entre el modelo y la realidad», «Recursos Naturales y los Sistemas Político-Económicos», «Clima y Civilización» y «El Acceso al Conocimiento».

En el elemento central del evento, el «Foco Global», la ciencia y la técnica fueron analizadas desde tres puntos de vista: la cuestión de la responsabilidad mutua de la ciencia y la sociedad, la responsabilidad política y social con respecto a la ciencia y la influencia de la ciencia y la técnica sobre la cultura en el mundo moderno.

Diariamente, paralelamente a cada tema central tuvo lugar una serie de conferencias titulada «Ciencia en Diálogo», que trató un total de 12 temas, entre ellos «Comunicación con Caos», «Geotécnica Para un Desarrollo Sostenible» y «Técnicas de la Información y Culturas».

Para poder conformar el futuro conforme al ideal del desarrollo sostenible, la ciencia y la técnica necesita un considerable apoyo y un lugar destacado en la sociedad, concluyeron los participantes. Una importante tarea de la política y la ciencia en el nuevo siglo será también reconocer los límites de una relación responsable con los conocimientos técnico-científicos: una clara referencia a la biotecnología y la manipulación genética.

El diálogo global «Ciencia y Tecnología: Pensar el Futuro» proporcionó importantes orientaciones para la toma de decisiones que la humanidad deberá tomar muy pronto.

Fuente: Deutsche Wissenschaftsorganisationen/EXPO 2000/BMB+F


Salidas de la Pobreza:
Innovaciones Sociales
y Nuevas Alianzas

¿Qué reformas políticas a nivel global son necesarias para disminuir la pobreza en el mundo? ¿Qué distingue a las iniciativas locales exitosas en la lucha contra la pobreza? En torno a esas dos cuestiones giró el cuarto Diálogo Global, del 25 al 27 de julio, organizado por la GTZ y una serie de organizaciones estatales y no gubernamentales, tanto alemanas como internacionales y que tuvo por título «Salidas de la Pobreza: Innovaciones Sociales y Nuevas Alianzas»

«Debemos evitar que fuerzas de mercado no reguladas determinen el desarrollo del mundo», dijo Heidemarie Wieczorek-Zeul, Ministra alemana de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) (foto abajo) con vistas a la primera cuestión. ¿Pero cómo? Susan George (Transnational Institute, París) agregó que luego de 20 años de globalización ha quedado claro que existen fuerzas que no tienen interés alguno en combatir la pobreza y que con esas fuerzas ya no es posible dialogar. George dijo textualmente: «debemos tener claro que nos encontramos en una especie guerra». Michael Hoffmann, Director de Departamento del BMZ, replicó con énfasis que «con la militancia no se llega a nada». La «presión de la calle» es necesaria, agregó, pero «debe ser canalizada a través de un trabajo de reformas de las instituciones democráticamente legitimadas».

Como característica común de las iniciativas exitosas en la lucha contra la pobreza a nivel local pudo definirse que éstas no consideran a los pobres como meros receptores de ayuda, sino que apelan a sus fuerzas de autoayudarse. Que los pobres pueden dar valiosas indicaciones acerca de cómo combatir eficazmente la pobreza ejemplificó p. ej. Nelson Gomonda, de Malawi. Como colaboradores del National Economic Council han ayudado a desarrollar una forma para incluir a los pobres en la evaluación de la lucha contra la pobreza en Malawi. El resultado de un primer estudio: la definición oficial de pobreza, en la que se basaba hasta ahora la política del gobierno, no coincidía con la percepción de los destinatarios de esa política, es decir, los propios pobres.

Ricardo Diez-Hochleitner, Presidente del Club de Roma, alabó a los organizadores del foro, pero agregó que en realidad ya ha habido suficientes conferencias sobre el tema y que ya se sabe prácticamente todo. Lo que falta es sólo la voluntad para transformar los conocimientos en medidas políticas, concluyó.

Tillmann Elliesen


El Ámbito Rural
en el Siglo XXI

A más de la mitad de la humanidad concierne directamente el tema del quinto Diálogo Global: «El Ámbito Rural en el Siglo XXI: Trabajo, Tecnología y Política Sostenible» (15 a 17 de agosto), organizado por el Zentrum für Entwicklungsforschung (Centro de Investigaciones sobre el Desarrollo) de la Universidad de Bonn y con el apoyo, entre otras instituciones, del Ministerio de Cooperación Económica de Alemania, la GTZ y el KfW. Uno de los aportes más destacados fue el de Klaus Töpfer, Director General del Programa Ambiental de las NN.UU. y del Centro Habitat de la ONU en Nairobi. Töpfer abogó por una visión integrada de la temática rural: el futuro del ámbito rural está estrechamente relacionado con la ciudad.

El éxodo del campo a las ciudades continúa, constató Töpfer, pero por otra parte, muchas ciudades son una suma de numerosas aldeas, que no proporcionan a los migrantes los puestos de trabajo deseados. Töpfer exigió mejores precios para los productos del agro y una transferencia financiera al campo por la conservación de los recursos naturales.

¿Cómo aumentar el atractivo del ámbito rural? Para Joachim von Braun, Director del Zentrum für Entwicklungsforschung de Bonn, la clave está en la tecnología de punta: «en las aldeas, la tecnología de avanzada desempeña ya hoy una mayor papel que el que nos imaginamos, en particular las tecnologías de la información, que unen a seres humanos de las regiones más alejadas del planeta».

Abdul Bayes, del Grameen Bank de Bangla Desh (un banco popular) puso un ejemplo: el alquiler de teléfonos celulares ayuda a los socios del banco a mejorar el mercadeo de sus productos y tiene efectos positivos económicos en general. Otro ejemplo: vía Internet, los campesinos pueden acceder a informaciones para mejorar la producción. Faiza Kefi, Ministra de Medio Ambiente de Tunicia, replicó por su parte: «si esperamos a que lleguen las computadoras, dejamos pasar de largo muchas chances».

Un eco en general positivo tuvieron en este diálogo de la EXPO la posibilidades que ofrece la biotecnología para asegurar la alimentación en los países en desarrollo. No obstante, es necesario anotar que faltaron representantes de los críticos más acérrimos de la tecnología biológica.

Este quinto Diálogo Global ofreció sólo respuestas parciales a las complejas cuestiones del futuro del ámbito rural. «Es necesario un diálogo internacional y regional a largo plazo, con amplia participación«, resaltó von Braun. Pero Hannover fue un buen comienzo.

Fuente: epd


Salud: la Clave
Para el Desarrollo
de la Humanidad

En el último siglo se realizaron grandes progresos en la lucha contra enfermedades y epidemias. Pero las posibilidades de prevención y tratamiento no alcanzan a todos, especialmente por razones económicas. La población de muchos países en desarrollo sufre hoy no sólo por el viejo problema de las enfermedades infecciosas, sino también por un dramático aumento de las enfermedades no transmisibles.

El sexto Diálogo Global, celebrado con el título «Salud: La Clave para el Desarrollo de la Humanidad» en el Centro de Convenciones de la EXPO 2000 Hannover, ofreció a expertos de instituciones y organizaciones, representantes de los sectores público y privado y la opinión pública interesada una plataforma para opiniones y buscar nuevas sendas en la lucha contra las enfermedades. EL diálogo se estructuró en torno a tres temas candentes ya presentados en el Congreso Mundial sobre Medicina y Salud, que precedió al Diálogo: tabaco, HIV/Sida y «people empowerment».

Expertos estiman que en el 2020 el fumar como causa de muerte superará toda otra enfermedad. Ya ahora se estima que le cuesta la vida a 4 millones de personas por año, unas 11.000 por día. La producción de tabaco también tiene un importante impacto ambiental y es un obstáculo para el desarrollo, resaltaron expertos. El mayor círculo de clientes de los fabricantes de cigarrillos continúa siendo la juventud. Por ello, redoblar esfuerzos en ese sector es esencial.

A comienzos de un nuevo milenio, el mundo se ve confrontado también con otra tragedia: la pérdida de millones de vida como resultado de la pandemia de sida. El sida ha causado ya la muerte de 16,3 millones de seres humanos. A fines de este año, 13 millones de niños habrán perdido la madre o ambos padres por causa del sida. Como hasta ahora, particularmente en África, los éxitos en la lucha contra el sida son limitados, se necesitan nuevos conceptos, particularmente para mejorar la prevención, ya que los nuevos medicamentos a menudo son inaccesibles para los pacientes o porque falta la infraestructura necesaria para tratar a los enfermos.

El tercer día del Diálogo Global estuvo dedicado al tema «people empowerment». La cuestión central: ¿cómo pueden los seres humanos asumir el control sobre su propia salud? Para ello, se concluyó, se necesitan un alto nivel de informaciones y conocimientos, posibilidades económicas y el acceso a los recursos necesarios para la prevención y el tratamiento. Y ello sólo puede ser el resultado del desarrollo económico y una equitativa distribución de la riqueza social.

J. Pablo Kummetz


La Sociedad de la Educación

«No tiene sentido que en América Latina las escuelas tengan una computadora, si no tienen techo», dijo Rosa María Torres, de Ecuador durante el séptimo Diálogo Global en la EXPO 2000, con el tema «Caminos hacia la Sociedad de la Educación: Conocimientos, Información y Desarrollo Humano», organizado por la Unesco, el Banco Mundial y la Fundación Alemana para el Desarrollo Internacional (DSE) y que tuvo lugar del 6 al 8 de septiembre.

«Poner la educación de la cabeza sobre los pies» fue uno de los objetivos de los organizadores. En el centro de las discusiones estuvieron el papel de las nuevas tecnologías: ¿pueden disminuir las diferencias entre los países industriales y en desarrollo o son una nueva forma de colonización?

Jean-Francois Rischard, Vicepresidente europeo del Banco Mundial calificó a la informática como «un importante instrumento en la lucha contra la pobreza en los países en desarrollo». Representantes del Sur se manifestaron, por el contrario, escépticos.

Partha Pratim Sarker, de Bangladesh, dijo que en su país una computadora cuesta más de lo que un trabajador gana en 8 años. «Sólo un modem es más caro que una vaca», agregó y «en el sur de Asia viven el 23% de la población mundial, pero menos del 1% de los usuarios de Internet».

Otro punto de vista defiende la iniciativa «Bytes for all», que une proyectos alternativos en Internet de Pakistán, India, Nepal y Bangladesh. La red ofrece contenidos de Internet en varias lenguas locales y apoya el desarrollo de una computadora sencilla, un «Simputer», que permita el acceso a Internet y al correo electrónico para analfabetos y cueste menos de 200 dólares.

Con o sin computadora, la educación y en particular la educación de adultos desempeñan actualmente un papel cada vez más importante. En ello estuvieron de acuerdo prácticamente todos los participantes en este Diálogo Global.

Fuente: X-Position


Cultura en Movimiento

Si la cultura necesita una patria o si está estrechamente ligada al lenguaje, lo que divide y lo que separa a las culturas fueron algunas de las cuestiones centrales tratadas en el octavo Diálogo Global, con el título «Cultura en Movimiento» del 19 al 21 de septiembre. Este DG fue organizado por la EXPO 2000 en cooperación con la Academia de las Artes y la Fundación Cultural de los Estados de Alemania.

Científicos, periodistas, arquitectos y políticos analizaron las numerosas facetas del concepto de una cultura cada vez más global en la era de la información, en la que tanto la transferencia de elementos culturales, ya sea por los nuevos medios de comunicación como de personas, a través de los movimientos migratorios, se han potenciado geométricamente.

Las transformaciones del concepto de cultura en el Siglo XXI, que ha experimentado una enorme ampliación, exigen hoy un «multilogo», no sólo un diálogo, manifestó Michael Naumann, Ministro de Cultura alemán. Que el futuro puede ser modelado sólo por los seres humanos en su conjunto y no por los gobiernos fue consenso general entre los participantes.

Un tema que generó controversas discusiones fue si el libro, como portador y base de la cultura, es sustituido cada vez más por pictogramas. Que la cultura puede unir profundamente a los seres humanos, pero también generar duros contrastes a través de la exteriorización de las diferencias fue otro de los temas que generaron acaloradas discusiones.

La música, por el contrario, parece desempeñar un papel especial. Uno de los temas de este DG fue si la «música para un mundo unido» no significa también el fin de la variedad. En ese sentido, el diálogo osciló entre la defensa de los elementos individualizadores de la cultura y el peligro de generar rechazo por parte de otros grupos.

El tema central de este diálogo -«Cultura en movimiento»- se reflejó también en la cuestión de si la «velocidad aporta ventajas» o sólo hace perder la visión de lo esencial: una cuestión que no pudo más que ser planteada, ante la diversidad de opiniones y puntos de vista.

A. Sienra


Tareas del Futuro:
Trabajo, Economía Sostenible
y Responsabilidad Social

Organizado por la Fundación Hans Böckler, la EXPO 2000 y con el apoyo de una serie de otras organizaciones, del 3 al 5 de octubre tuvo lugar en Hannover el noveno Diálogo Global de la Exposición Universal: «Tareas del Futuro: Trabajo, Economía Sostenible y Responsabilidad Social».

La cuestión de cómo valorar el trabajo y cómo distribuirlo será indudablemente una de las cuestiones más importantes del Siglo XXI. Este Diálogo Global analizó el presente y analizó las tendencias del trabajo a nivel mundial. Basados en la Agenda 21, creada en la Conferencia de Río de Janeiro en 1992, expertos en política, economía y ciencias desarrollaron un diálogo global y discutieron en torno a nuevas formas de desarrollo, sostenible tanto social como ecológicamente.

Este Diálogo Global fue estructurado de tal forma que reflejara el carácter multifacético de la conferencia: el primer día se dedicó a la Ciencia en Diálogo. Siete simposios paralelos referidos al trabajo en el futuro proveyeron tanto información introductoria como también detalles en torno al tema central de la conferencia. Luego de una breve introducción, los científicos e investigadores desarrollaron un intenso intercambio de ideas con representantes del mundo de los negocios, la política y la sociedad civil, en torno a las posibles soluciones a los problemas que ta acosan a la sociedad del trabajo.

La cuestión central, que se plantea sobre todo en el sector moderno de la economía, es, según consenso general en la conferencia, el problema que aparentemente el trabajo remunerado se acaba. Como consecuencia del enorme aumento de la productividad, la industria necesita cada vez menos operarios para producir cada vez más bienes. Ello libera mano de obra, que no siempre encuentra una nueva ocupación en los sectores emergentes, sobre todo en torno a la informática. Paralelamente se registra una atomización de la producción en unidades cada vez más pequeñas, derivadas de los fenómenos de la tercerización de la producción y el trabajo free lance. El trabajo en un marco normado legalmente, regular y de tiempo completo disminuye cada vez más.

Como consecuencia de ello, la sociedad moderna amenaza con dividirse cada vez más en ganadores y perdedores del avance técnico y la globalización, en tanto no toda la mano de obra liberada en la industria clásica está en condiciones de sumarse a los nuevos sectores, que exigen sobre todo gran capacitación, flexibilidad y agilidad.

La conclusión de la conferencia: el mundo está al borde de transformaciones similares a las que generó el comienzo de la era industrial, con sus enormes consecuncias sociales y, igual que en aquella época, predecir el futuro del trabajo en las próximas décadas es una tarea ímproba, en tanto los nuevos desafíos crean también nuevas respuestas económicas y sociales. No obstante, conferencias como ésta ayudan a definir y ver claramente cuáles son las posibles opciones.

Fuente: EXPO 2000


Después del 2000:
¿En Qué Sociedad
Queremos Vivir?

El décimo y último Diálogo Global se trazó como meta discutir los resultados de las demás nueve conferencias y elaborar una «visión concreta y recomendaciones para la acción como base para otras discusiones en todo el mundo». Para ello, los organizadores -junto a la EXPO 2000 y la GTZ, también el Club de Roma, el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán y Worldwide Young Researchers for the Environment- invitaron a 51 jóvenes adultos de 37 países. Como «líderes de mañana», los participantes, todos menores de 31 años, fueron llamados a expresar sus esperanzas, expectativas y visiones para el mundo del mañana.

La conferencia se vio opacada por dos factores evitables: los participantes fueron convocados sólo un mes antes y la duración de la conferencia fue excesivamente reducida.

No obstante, los «jóvenes líderes», algunos de los cuales manifestaron incluso «sentirse manipulados por los moderadores de la conferencia» en vista del corto tiempo a disposición, redactaron un catálogo de propuestas sobre los 9 temas anteriores. En el preámbulo de la «Plataforma para el Futuro. Declaración de Hannover», los participantes dicen que:

Con respecto a los temas de los nueve Diálogos Globales, los «jóvenes líderes» hacen propuestas en parte claramente divergentes de las formuladas en las conferencias mismas. Con respecto al DG1 («Recursos Naturales»), en la «Declaración de Hannover» se exige que «en corto tiempo, todos los países y organizaciones política supranacionales deben incorporar los mismos principios de sostenibilidad en sus constituciones o estatutos. El cumplimiento de esos principios debe ser evaluado con indicadores.»

Con respecto al GD2 («Gobierno Global»), la «Declaración de Hannover» reclama un «desendeudamiento completo y sin condiciones» y la creación de nuevos mecanismos para el control de centros de poder nacionales y globales «incluyendo las instituciones financieras y empresas transnacionales».

Como salidas a la pobreza (GD4), en la Declaración se exige la creación de partenariatos en redes entre países industriales y en desarrollo, con el objetivo de: controlar la cooperación, apoyar el «buen gobierno» y apoyar la puesta a disposición de recursos para aquellos que los necesitan. La idea innovadora es una cooperación «triangular», en la que un tercer país controle la cooperación entre el dador y el receptor.

Con respecto al tema del DG5 («El Ámbito Rural»), la mayoría de los jóvenes líderes asociaron sobre todo ideas de autarquía y economía de la subsistencia.

Finalmente, sobre el tema «El Futuro del Trabajo» (DG9), en la «Declaración de Hannover» se exige «justicia social para todos», lograble a través de «condiciones de trabajo mínimas estandarizadas y seguridad a través de estándares empresariales internacionales», certificados por la OIT, la sociedad civil, los gobiernos locales y los sindicatos.

La «Declaración de Hannover» finaliza con un llamado a «acabar con los discursos y comenzar a actuar».

Dieter Brauer