Índice:
La política medioambiental.
Protección del ambiente atmosférico.
Contaminación acústica.
Protección de las aguas y los mares.
Medidas contra las inundaciones. 
Abastecimiento energético. 
Protección radiológica.
Protección de la naturaleza y manejo sostenible.
Gestión de residuos y protección del suelo.
Fotos.
Información adicional.
 

La política medioambiental. A nivel federal la protección del medio ambiente es competencia del Ministerio Federal del Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear, al cual están subordinados el Instituto Federal del Medio Ambiente, con sede en Berlín, la Oficina Federal para la Protección de la Naturaleza, con sede en Bonn, y la Oficina Federal de Protección Radiológica, con sede en Salzgitter. También algunos Estados Federados tienen sus propios ministerios del medio ambiente. Las ciudades y municipios asumen asimismo importantes funciones de protección ambiental.

Las prioridades de la política ambiental en los años 90 son optimar el uso de la energía, implantar la economía de ciclo integral en el manejo de materiales y reducir la explotación del territorio.


ir al inicio de la pagina
 

Protección del ambiente atmosférico. Como en otros países industrializados, en Alemania el ambiente atmosférico sufre situaciones de contaminación por la presencia en el aire de materias nocivas emitidas por instalaciones industriales, tráfico rodado y calefacción y centrales eléctricas. La contaminación atmosférica se patentiza con meridiana claridad en la degradación de los bosques. En 1996 el 37% de las masas forestales presentaba daños menos graves y el 20 % daños graves; solo el 43 % de los árboles estaba completamente sano. Debe evitarse pues que la contaminación del ambiente atmosférico siga suponiendo un daño para la salud humana, los suelos las aguas y los monumentos.

Para combatir la contaminación atmosférica se desarrolló un detallado programa, conforme al cual las emisiones deben controlarse ya en la fuente y limitarse drásticamente, por ejemplo filtrando las sustancias nocivas de los focos emisores, tales como las centrales térmicas y generadoras de energía eléctrica o los vehículos de motor (catalizadores).

Diversas normativas, entre las que cabe citar el Reglamento de grandes instalaciones de combustión y las Normas técnicas para la protección del ambiente atmosférico, han obligado a los titulares de los focos contaminantes (centrales eléctricas, industria, etc.) a modernizar a la mayor brevedad sus instalaciones conforme a los últimos avances de la técnica. Gracias a ello las emisiones de dióxido de azufre disminuyeron en los antiguos Estados Federados a menos de la séptima parte entre 1980 y 1994, y las de óxido nítrico en un 65 por ciento. La emisión de dióxido de azufre de las centrales térmicas de los antiguos Estados Federados disminuyó de 1983 a 1996 en alrededor del 90 por ciento, la de óxido nítrico en más de un 70 por ciento.

El impacto ambiental del transporte se ha reducido por la amplia difusión de la gasolina sin plomo, que ya representa casi el cien por cien de las ventas totales de combustible. La contaminación del aire por óxido nítrico, hidrocarburos y monóxido de carbono ha ido disminuyendo paulatinamente sobre todo gracias a la introducción y perfeccionamiento del catalizador de tres vías para reducir las emisiones contaminantes de los escapes. Hoy en todos los países miembros de la Unión Europea los vehículos nuevos con motor de gasolina tienen que respetar unos límites máximos de emisión que solo se pueden cumplir si van equipados de este sistema de depuración. Por otra parte Alemania ha logrado que la UE fijase normas de calidad ecológica más rigurosas para los combustibles.

ir al inicio de la pagina

 

Contaminación acústica. En las aglomeraciones urbanas con gran densidad de edificación el ruido, sobre todo el provocado por el tráfico rodado, se ha convertido en un serio peligro para la salud de la población. Urge pues adoptar medidas para combatir la contaminación acústica: en la planificación y construcción de zonas residenciales, vías de transporte y polígonos industriales rigen una serie de requisitos técnicos legalmente establecidos para proteger a la población de los ruidos excesivos. Además las calles de las zonas residenciales de los núcleos urbanos se están neutralizando con badenes especiales (peatonalización); asimismo se han endurecido los niveles máximos de ruido de los vehículos e introducido incentivos para la utilización de aviones más silenciosos. En muchas carreteras y calles se están utilizando firmes absorbentes para amortiguar el ruido.

También en la industria y en la construcción se están aplicando técnicas para reducir los niveles de contaminación acústica. Los productos, máquinas y aparatos silenciosos llevan un distintivo ecológico («ángel azul») para orientar al consumidor.

 

ir al inicio de la pagina

 

Protección de las aguas y los mares. En este apartado se han logrado decisivas mejoras gracias a la aplicación de normas más estrictas en materia de vertidos y a la consiguiente construcción de nuevas plantas depuradoras por parte de la industria y los municipios. Durante una primera etapa las medidas se orientaron fundamentalmente a combatir la contaminación orgánica de las aguas superficiales. Ríos como el Rin o el Meno, en los que a principios de los años setenta había disminuido drásticamente la biodiversidad, se han regenerado hasta el punto de que hoy viven en ellos prácticamente las mismas especies de peces que en los años veinte. Sin embargo, en muchos lagos y ríos de los nuevos Estados Federados sigue siendo necesario intensificar las actuaciones de saneamiento a pesar de los perceptibles avances.

A efectos de la protección de las aguas destaca la muy positiva incidencia de la Ley de tasas sobre evacuación de aguas residuales, que obliga a los municipios y a la industria a reducir aún más las sustancias nocivas y orgánicas nutrientes en las aguas residuales. Las sustancias nutrientes derivadas de los abonos agrícolas y los productos fitosanitarios de difícil tratamiento son una asignatura pendiente. La aprobación de enero de 1996 del nuevo Reglamento de abonos y fertilizantes, que regula los principios del correcto manejo técnico de estos productos, constituye un paso importante en orden a la reducción de los vertidos de nitratos en la agricultura.

Muchas sustancias nocivas van a parar al mar a través de los ríos y del aire. La navegación y las plataformas petrolíferas son igualmente focos contaminantes. También la pesca supone un impacto cada vez más grave para el medio marino. Estos problemas sólo pueden solucionarse si todos los Estados actúan solidariamente. En las conferencias internacionales sobre la protección del Mar del Norte (la cuarta se celebró en 1995) se han acordado a iniciativa alemana diversos pasos para seguir reduciendo drásticamente los vertidos contaminantes de sustancias tóxicas y nutrientes a este mar.

Los Estados ribereños del Báltico vienen colaborando a la protección de este mar en el seno de la llamada Comisión Helsinki, constituida en 1974. En 1992 aprobaron un «Programa de acción internacional para el Báltico», cuya aplicación permitirá sanear dentro de los próximos veinte años las principales fuentes de contaminación.

 

ir al inicio de la pagina
 

Medidas contra las inundaciones. Tras las graves riadas de 1993/94 y enero de 1995 en las cuencas del Rin y del Mosela, la prevención de las inundaciones ha vuelto a ser un tema de máxima actualidad para la opinión pública. Conforme a los lineamientos del Gobierno Federal, la estrategia de prevención ecológica abarca en particular la limitación del sellado de suelos, la retención y escorrentía de las precipitaciones en los puntos más próximos a su localización, la gestión ecológica de las cuencas y riberas y la conservación y ampliación de los terrenos inundables en las márgenes de los ríos. En 1996 y 1998 se aprobaron las correspondientes normativas federales.

La Comisión Internacional para la Protección del Rin ha venido trabajando intensamente en la elaboración de un plan de acción para casos de inundación, que fue aprobado en enero de 1998. Tras las devastadoras inundaciones registradas en la cuenca del Oder en julio de 1997 se iniciaron las gestiones oportunas para preparar conjuntamente con Polonia, Chequia y la Unión Europea un plan de acción específico contra las crecidas de este río.

 

ir al inicio de la pagina
 

Abastecimiento energético. Como nación industrial, Alemania depende de un abastecimiento energético seguro. En Alemania el tema del abastecimiento energético y las cuestiones y problemas relacionados con el uso de las distintas formas de energía levantan mucha polémica y son objeto de un intensísimo debate público. El examen de las ventajas y los inconvenientes de las energías fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas, de las energías renovables, como la energía solar, hidráulica o eólica, y de la energía nuclear para la generación de electricidad trasciende con creces la mera controversia verbal entre los abanderados y los detractores de tal o cual fuente de energía, por cuanto los problemas que se plantean en este terreno revisten enorme importancia para la economía en su conjunto o incluso tienen un alcance global, como por ejemplo la estabilidad del clima en el planeta Tierra o el futuro de Alemania como foco de la actividad económica y, por consiguiente, el bienestar y el empleo en Alemania.

El Gobierno Federal va a garantizar un abastecimiento energético seguro de cara al futuro, inocuo desde el punto de vista ecológico y adecuado en función de los costes mediante el desarrollo de sistemas viables y el fomento de medidas de ahorro energético eficaces. A tal efecto, se priorizarán las energías renovables y el ahorro energético. Conforme al principio «prioridad del ahorro sobre la generación», el Gobierno Federal considerando, asimismo, las grandes expectativas para el sector exportador fomentará las tecnologías de ahorro energético con un amplio abanico de medidas. El Gobierno Federal abriga el convencimiento de que la implantación de nuevas estructuras energéticas llevará aparejada una creciente dinámica económica, a la cual proporcionará además un impulso adicional la reforma de la legislación energética.

La reestructuración del abastecimiento energético debe tener debidamente en cuenta las exigencias tecnológicas, ecológicas y de la industria energética. En este marco la energía nuclear no tiene futuro. Uno de los objetivos esenciales de la nueva política energética es el abandono reglado y seguro del uso de la energía nuclear a partir de la percepción de que esta fuente de energía no hace sino acumular riesgos al determinar un modelo de abastecimiento energético nocivo para el medio y derrochador. El objetivo de la nueva política energética consiste en reducir el elevado consumo de recursos y de energía, realizado a costa de la naturaleza y por tanto a costa de las generaciones futuras, y aplicar tecnologías ambientales no meramente paliativas.

El Gobierno Federal va a marcar las pautas para la implantación de un nuevo sistema de abastecimiento mixto viable de cara al futuro, en el que no tiene cabida la energía nuclear. En este contexto reafirma su compromiso de reducir en particular las emisiones de CO2 de aquí al año 2005 en un 25 % con respecto a los niveles registrados en 1990. El Gobierno Federal tiene el propósito de presentar una ley que regule la supresión de la energía nuclear sin indemnizaciones, a cuyo efecto se limitará el plazo de las autorizaciones de operación de las compañías eléctricas y se adecuará el sistema de comprobación de la gestión de los residuos.

En la República Federal de Alemania funcionan en la actualidad un total de 19 bloques en 14 centrales nucleares, con una potencia total de 22.194 mw. A corto plazo está previsto fijar por ley la obligación de verificación de la seguridad de las centrales nucleares, limitando la gestión de residuos al depósito final directo. Asimismo, el Gobierno Federal ha establecido que para el almacenamiento definitivo de todos los tipos de residuos radiactivos basta un único depósito final en formaciones geológicas profundas, fijando el horizonte temporal para el almacenamiento definitivo en torno al año 2030. Está previsto interrumpir las prospecciones en la antigua mina de sal de Gorleben y examinar otras localizaciones con diversas formaciones geológicas para comprobar su idoneidad a efectos de almacenamiento. Una vez concluido el subsiguiente proceso de comparación de los distintos emplazamientos se procederá a seleccionar el lugar apropiado para la instalación del cementerio nuclear.

Se interrumpirá definitivamente el almacenamiento de residuos radiactivos en Morsleben. El procedimiento de planificación queda restringido al cierre de las instalaciones. Por último, el Gobierno Federal se ha marcado como objetivo obligar a los operadores de centrales nucleares a crear disponibilidades de almacenamiento intermedio por principio en las localizaciones mismas de las centrales o en sus proximidades. Los combustibles nucleares contaminados sólo podrán transportarse en caso de que en la central nuclear respectiva no existan capacidades de almacenamiento intermedio autorizadas y el operador no tenga que responder por ello. Los depósitos intermedios no se utilizarán para fines de almacenamiento definitivo.

 

ir al inicio de la pagina
 

Protección radiológica. El Reglamento de protección contra las emisiones radiactivas y el Reglamento relativo a los rayos X, ambos derivados de la Ley de la Energía Nuclear, regulan los requisitos para el manejo seguro de las radiaciones ionizantes; las estrictas disposiciones de estos cuerpos legales protegen a las personas, los bienes y el medio ambiente de eventuales daños. El principio rector de la normativa en materia de protección radiológica no es otro que reducir al máximo la exposición a las radiaciones.

En Alemania existen unas 340.000 personas expuestas a este tipo de radiaciones por motivos profesionales, de las cuales aproximadamente 240.000 trabajan en el sector de la medicina. Estas personas son objeto de reconocimientos periódicos. Los bajísimos niveles de exposición registrados patentizan el elevado estándar de la protección radiológica en Alemania.

Tras el accidente nuclear de Chernobil entró en vigor una nueva Ley de prevención y protección contra las radiaciones y se puso en marcha un sistema de alerta temprana y vigilancia que cubre todo el territorio nacional. La red de puntos de medición suministra a diario los datos relevantes sobre la radiactividad ambiental y garantiza un control permanente de la situación radiológica.

Desde 1997 también existe una protección frente a las radiaciones no ionizantes (contaminación electromagnética), regulada en el Reglamento sobre campos electromagnéticos, que establece niveles máximos de impacto para determinadas instalaciones fijas en los campos de alta y baja frecuencia.

 

ir al inicio de la pagina
 

Protección de la naturaleza y manejo sostenible. Para plasmar el objetivo del desarrollo sostenible en el sector de la protección de la naturaleza y la conservación de la biodiversidad reviste especial importancia el Convenio sobre la Diversidad Biológica aprobado en 1992 en Río de Janeiro, el cual se plantea un doble objetivo, a saber, no sólo proteger y conservar la biodiversidad, sino también aprovecharla de forma sostenible. Mediante la aplicación consecuente de este Convenio en Alemania se procurará reducir la degradación que han sufrido (sobre todo durante los últimos cincuenta años) las especies de flora y fauna silvestres y sus biocenosis, así como contrarrestar la pérdida de recursos fitogenéticos y zoogenéticos.

El objetivo prioritario de la protección de la naturaleza es conservar los espacios naturales o cuasinaturales que todavía existen, en su caso recuperarlos mediante intervenciones de renaturalización, interrelacionarlos y reducir los impactos ambientales derivados de los vertidos de residuos tóxicos y substancias peligrosas. En Alemania existen actualmente cerca de 5.000 espacios naturales protegidos y más de 6.000 parajes naturales protegidos, que representan respectivamente cerca del 1,8 y alrededor del 25 % de la superficie del país. Además, existen 13 parques nacionales que engloban cerca del dos por ciento del territorio, correspondiendo el 80 % a las marismas y humedales del Mar del Norte y del Báltico. Por superficie, los espacios naturales protegidos no son tan importantes como los parajes naturales protegidos, algunos de los cuales se han agrupado en 67 grandes parques naturales. A diferencia de los espacios naturales protegidos, en los parajes naturales y en los parques naturales están previstos por ley los usos de esparcimiento y aprovechamiento agrícola compatibles con su conservación.

En el marco de la directiva sobre fauna, flora y hábitat de la Unión Europea está previsto crear un sistema de interconexión de biótopos a escala europea (Natura 2000), que entre otras cosas ha de propiciar un intercambio genético entre las distintas áreas protegidas. En Alemania se tiene intención de agrupar los territorios ecológicamente relevantes de los Estados Federados en una gran área de gestión, que representará aproximadamente el 10 % de la superficie. Por otra parte, Alemania coadyuva activamente a la elaboración, observancia y desarrollo de los convenios internacionales de protección de la naturaleza.

 

ir al inicio de la pagina
 

Gestión de residuos y protección del suelo. La Ley de fomento de la economía de ciclo integral y seguridad de la eliminación ecocompatible de residuos, de 1994, que entró en vigor en octubre de 1996, reemplaza a la anterior Ley de gestión de residuos, vigente hasta octubre de 1996. La nueva ley abandona el modelo de la eliminación de residuos en favor de la llamada economía de ciclo integral, que prioriza la protección eficaz de los recursos naturales, el desarrollo de productos que generen la menor cantidad posible de residuos y el ajuste ecológico-económico del sistema de producción y consumo dentro de un circuito cerrado. La ley regula todos los procesos relevantes para la gestión de residuos en los ámbitos de la producción y el consumo a partir de una definición más amplia del concepto de residuo y especifica los requisitos que han de cumplirse a efectos de evitar la generación de residuos y asegurar el reciclado y recuperación material y energética de los recursos generados y la eliminación ecocompatible de los residuos no recuperados. A estos efectos, se combina el principio del contaminador-pagador con la responsabilidad respecto a los productos. Para potenciar la iniciativa del sector privado la ley admite la posibilidad de que determinadas funciones de gestión sean asumidas por asociaciones y corporaciones autónomas, establece la obligación de presentar planes y balances de gestión de residuos e implanta la institución de la empresa gestora de residuos. Para un país pobre en materias primas como Alemania la evitación y el reciclado de residuos revisten gran importancia. Los reglamentos generales necesarios a estos efectos entraron en vigor simultáneamente con la Ley de la Economía de Ciclo Integral y Seguridad de la Eliminación Ecocompatible de Residuos. En adelante la labor legislativa se centrará en la elaboración de normativas para la reutilización ecológica de desechos.

El principio de la responsabilidad respecto a los productos se vio consagrado legalmente por primera vez en el Reglamento de envases y embalajes, que obliga a los fabricantes y distribuidores de envases y embalajes a retirar y reciclar sus productos una vez utilizados. En 1992 los sectores implicados pusieron en marcha el «Sistema Dual Alemania» (DSD, «Punto Verde»), organización de derecho privado que se encarga de la recogida y recuperación material de los envases preseleccionados por los consumidores. Los costos del sistema se financian a través del precio de los productos.

El Gobierno Federal considera que los compromisos asumidos voluntariamente por los responsables de los productos constituyen un instrumento idóneo para completar la regulación legal. En 1996 la industria del automóvil y otros sectores económicos implicados se comprometieron ante el Gobierno Federal a reducir los residuos de los desguaces, que actualmente representan cerca del 25 % del peso total, a como máximo el 15 % del peso total antes del año 2002 y a como máximo el 5 % antes del año 2015. Simultáneamente, se pondrá en marcha un sistema de recogida y reciclado de vehículos para todo el territorio federal. Los fabricantes e importadores se han comprometido asimismo a retirar gratuitamente como mínimo los vehículos que no tengan más de doce años.

Aparte de este compromiso voluntario, el 1 de abril de 1998 entró en vigor un reglamento especial para la chatarra, en el que se fijan los requisitos ambientales que han de cumplir los desguaces de automóviles.

También ha aumentado considerablemente la selección y tratamiento de biodesechos. Mientras que en 1990 solo se recogían por separado menos de un millón de toneladas de este tipo de residuos, en 1996 la selección y tratamiento separados de las basuras biológicas rebasaba ya los seis millones de toneladas.

En 1985 el Gobierno Federal presentó su concepción para la protección de los suelos, en la cual se formularon por primera vez las exigencias de protección de este medio. La Ley federal de protección del suelo de 1998 sentó las bases para una protección eficaz de los suelos. Las exigencias uniformes que plantea esta ley a escala federal constituyen el punto de partida para una actuación eficaz de las autoridades. El objetivo de esta nueva ley es mantener o restablecer las funciones del suelo de forma sostenible, haciéndose expresamente hincapié en su función como medio natural y espacio vital de los animales, las plantas y los organismos que lo habitan. A tal efecto, están previstas medidas de corrección y prevención para evitar futuros impactos nocivos sobre los suelos. Por tanto, el suelo, en cuanto factor medioambiental, no solo queda protegido de forma mediata, sino que es objeto de una protección especial y directa al igual que el agua o el aire en la nueva Ley federal.

 

ir al inicio de la pagina
 

Información adicional:

• Bundesministerium für Umwelt, Naturschutz und Reaktorsicherheit Kennedyallee 5, 53175 Bonn 

Internet: http://www.bmu.de Correo electrónico: [email protected]

• Umweltbundesamt Bismarckplatz 1, 14193 Berlin

 Internet: http://www.umweltbundesamt.de Correo electrónico: [email protected]

• Bundesamt für Naturschutz Konstantinstraße 110, 53179 Bonn 

Internet: http://www.BFN.de Correo electrónico: [email protected]

• Bundesamt für Strahlenschutz Postfach 100149, 38201 Salzgitter 

Internet: http://www.bfs.de Correo electrónico: [email protected]

 

ir al inicio de la pagina