Índice:
Introducción
El Desarrollo de la Seguridad Social.
El Seguro de Accidentes.
El Seguro de Pensiones.
El Seguro de Desempleo. 
El Seguro de Dependencia.
Prestaciones Familiares.
Asistencia a la Víctimas de la Guerra e Indemnización Social de Secuelas para la Salud.
Ayuda Social.
Fotos.
 

El sistema de la seguridad social alemana es el resultado de una larga evolución. Su elevada funcionalidad se reconoce también en el extranjero. El porcentaje de las prestaciones sociales sobre el producto interior bruto (cuota de prestación social) alcanza el 34,4 por ciento (1997). En 1996 las prestaciones sociales totales ascendieron a cerca de un billón 236.000 millones de marcos. Casi un tercio de esta suma corresponde al seguro de pensiones y más de la quinta parte al seguro obligatorio de accidentes. A través de sus servicios el Estado cumple un mandato constitucional. Conforme al apartado primero del artículo 20 de la Ley Fundamental, la República Federal de Alemania es un Estado federal, democrático y social. Los principios rectores del Estado social son la solidaridad por una parte y la autorresponsabilidad por otra. A tal efecto, el Estado ha creado una amplia red de leyes sociales, que abarcan desde la seguridad en caso de enfermedad, impedimento, accidente y vejez hasta los subsidios por hijos, vivienda o desempleo. Aparte de lo dicho, el Estado garantiza unas condiciones de vida mínimas.

 

ir al inicio de la página
 

 EL DESARROLLO DE LA SEGURIDAD SOCIAL. Los orígenes de la seguridad social en Alemania se remontan a la Edad Media, cuando los mineros crearon cajas de solidaridad para ayudar a los compañeros accidentados o en situación de penuria. Pero fue hacia finales del siglo XIX cuando se comenzó a implantar un Sistema de Seguridad Social de alcance global. El rápido desarrollo industrial de la época, que trajo consigo un enorme incremento del número de trabajadores en la industria, impulsó este proceso. Los trabajadores prácticamente carecían de protección; sus bajos salarios no les permitían reunir reservas, de modo que en caso de enfermedad o accidente se encontraban con las manos vacías. Esta cuestión social sacudió la política interior alemana. Otto von Bismarck, a la sazón Canciller del Reich, impulsó una legislación social progresista. Esto se hizo por razones políticas, a fin de neutralizar el movimiento obrero, cada vez más poderoso. La legislación de entonces constituyó la piedra angular de un moderno Sistema de Seguridad Social que serviría igualmente de modelo para otros países industrializados.

Las leyes de los años 1883, 1884 y 1889 sentaron las bases de tres seguros obligatorios para los trabajadores y en parte también para los empleados que siguen caracterizando hoy en día la seguridad social alemana: el seguro de enfermedad, el seguro de accidentes y el seguro de pensiones, llamado a la sazón seguro de inválidos. En 1911 estos seguros se englobaron en la Ley de Seguridad Social del Reich, aún vigente, que introdujo además las pensiones de viudedad y orfandad (pensiones de supervivencia). Ese mismo año se estableció el seguro autónomo de empleados (invalidez y vejez). En 1923 se creó un seguro especial para los mineros. En 1927 se implantó el seguro de desempleo y a partir de 1938 se incluyó en el Régimen de la Seguridad S
ocial el ramo de los artesanos, en tanto no concertaran seguros privados.

Tras la Segunda Guerra Mundial las prestaciones de la seguridad social se ampliaron y mejoraron notablemente.
En 1957 se implantó el régimen especial agrario. Ese mismo año se llevó a cabo una importante reforma de las pensiones, que en adelante se ajustarían a la evolución general de los ingresos, es decir, en caso de aumentar los ingresos medios de los trabajadores, también se incrementan en proporción las pensiones (pensiones dinámicas). Otras reformas importantes del sistema de pensiones se llevaron a cabo en 1972 y 1992.

La amplia red de seguridad social alemana también beneficia desde 1990 a los jubilados, mutilados de guerra y minusválidos desfavorecidos por la legislación de la antigua RDA. La Unión Monetaria, Económica y Social y el Tratado de Unificación sentaron en 1990 las bases de la aplicación del mismo régimen de seguridad social a todos los habitantes del Estado social que es Alemania después de un período transitorio. En 1995 el sistema de la seguridad social se completó con el llamado seguro de dependencia, que prevé tanto la atención a domicilio como hospitalaria de las personas impedidas.

 

ir al inicio de la página

 

EL SEGURO DE ACCIDENTES. El seguro obligatorio de accidentes ofrece protección y asistencia en caso de accidente laboral y enfermedad profesional. En la República Federal de Alemania todos los trabajadores y agricultores están asegurados por ministerio de la ley. Los trabajadores autónomos pueden asegurarse voluntariamente. También los estudiantes, escolares y párvulos disfrutan de la protección de este seguro.

La gestión del seguro de enfermedad corre básicamente a cargo de las mutualidades de accidentes de trabajo, que engloban respectivamente a todas las empresas de un ramo profesional. Los fondos se recaudan exclusivamente a través de las cotizaciones de las empresas.

El derecho a causar las prestaciones del seguro surge cuando se da la contingencia asegurada (accidente laboral, enfermedad profesional) con resultado de lesiones, enfermedad o muerte. También entran en la categoría de contingencia asegurada los accidente ocurridos en el camino del trabajo a casa y de casa al trabajo. Si el asegurado sufre algún daño el seguro cubre los gastos de tratamiento. Si simultáneamente queda imposibilitado para trabajar, percibe un «subsidio de accidentado». Si sufre una incapacidad laboral superior al veinte por ciento o fallece de resultas de una contingencia, el seguro paga una pensión, un subsidio por defunción y una pensión de supervivencia (pensión familiar). Estas prestaciones, al igual que sucede en el régimen del seguro de pensiones, se van adecuando progresivamente a la evolución general de los ingresos. Las prestaciones laborales con vistas a la rehabilitación reconocidas en el marco del seguro de accidentes abarcan ante todo medidas de readaptación profesional orientadas a facilitar la reincorporación a la vida activa. Las mutualidades están además obligadas a aprobar normas para la prevención de accidentes y enfermedades profesionales. También están encargadas de vigilar su cumplimiento en las empresas.

 

ir al inicio de la página
 

EL SEGURO DE PENSIONES. El seguro obligatorio de pensiones es uno de los pilares de la seguridad social de la República Federal de Alemania. Conforme a este sistema los trabajadores no pasan penuria y pueden mantener un nivel de vida digno al concluir su vida laboral.

Todos los obreros y empleados están asegurados por ley. Los trabajadores autónomos que no tienen un seguro obligatorio por no pertenecer a determinados grupos profesionales pueden solicitar la aplicación del régimen del seguro obligatorio.
Los que no están sometidos a este régimen pueden afiliarse voluntariamente. Las cotizaciones al seguro de pensiones (en 1998 el 20,3 por ciento de los ingresos brutos) se calculan hasta un tope máximo de la base de cotización (mensualmente 8.400 marcos en los antiguos Estados Federados y 7.000 marcos en los nuevos) y son costeadas por mitades por el trabajador y el empleador. El seguro de pensiones paga rentas (jubilaciones) y pensiones por incapacidad profesional permanente total o parcial. Tras el fallecimiento del asegurado los supérstites perciben un determinado porcentaje de su pensión. A estos efectos, es preciso acreditar un «tiempo de espera», es decir, un período mínimo de afiliación al seguro. Las pensiones de vejez se pagan por regla general una vez cumplidos los 65 años. Bajo determinadas condiciones pueden concederse con 63 o 60 años cumplidos (en el futuro se aplicarán en principio descuentos para compensar la percepción anticipada y por tanto más larga de la pensión de vejez).

El nivel de la pensión se calcula básicamente en función del nivel de los ingresos asegurados. La reforma de las pensiones del año 1992 ofrece a los trabajadores de mayor edad una mayor libertad a la hora de elegir el momento de la jubilación. Existe la posibilidad de percibir una pensión fraccionada y seguir trabajando en parte. La Ley de Trabajo a Tiempo Parcial para Trabajadores Próximos a la Jubilación amplía desde 1996 las posibilidades de prejubilación escalonada.

Para muchos trabajadores la pensión a menudo constituye la única fuente de ingresos tras la jubilación. De ahí que las pensiones deban seguir facilitando a quienes han cotizado durante largos años a la seguridad social el nivel de vida alcanzado mientras trabajaban.

Desde la reforma del año 1957 la pensión disponible (pensión indicativa) de un trabajador con ingresos medios se sitúa (en la parte occidental del país) al cabo de 45 años en torno al 70 por ciento de los ingresos netos medios. El 1 de julio de 1998 esta pensión media ascendía a 1.980 marcos en los antiguos Estados Federados y 1.694 marcos en los nuevos. En los nuevos Estados Federados las pensiones aumentan anualmente en función de los salarios de los trabajadores de estas regiones. Desde el 1 de enero de 1992 se aplica un único régimen de pensiones en todo el país.

El abono de las pensiones no es la única función del seguro de pensiones, ya que también se encarga de mantener, mejorar y restablecer la capacidad funcional de los asegurados (rehabilitación), por ejemplo costeando tratamientos en balnearios y aplicando diversas medidas asistenciales cuando por razones de salud tienen que aprender una nueva profesión.

Las llamadas rentas profesionales constituyen un valioso complemento del sistema del seguro obligatorio de pensiones; son pensiones o réditos que numerosas empresas pagan a sus trabajadores voluntariamente como haberes pasivos adicionales.

 

ir al inicio de la página
 

EL SEGURO DE DESEMPLEO. Todos los trabajadores, es decir, los obreros, empleados, personas que trabajan en su domicilio y aprendices, cotizan al seguro de desempleo. Las cotizaciones son cubiertas a partes iguales por los trabajadores y los empleadores. Los desempleados por regla general tienen derecho al subsidio por desempleo, que asciende al 60 % (67 % si tienen como mínimo un hijo a su cargo) del salario neto globalizado, si durante los tres años anteriores a la constitución de la expectativa han trabajado al menos doce meses en una relación laboral sujeta a cotización. El tiempo de percepción depende de la edad del desempleado.

 

ir al inicio de la página
 

EL SEGURO DE DEPENDENCIA. El seguro de dependencia (también llamado seguro de asistencia a personas impedidas), que entró en vigor el 1 de enero de 1995, completa el sistema de la seguridad social al cubrir las contingencias de la asistencia domiciliaria y hospitalaria a personas impedidas. Se trata de un seguro obligatorio: por principio todos los afiliados al seguro de enfermedad obligatorio están a la vez asegurados contra esta contingencia; asimismo, los afiliados a seguros de enfermedad privados deben contratar un seguro de dependencia privado. Las cotizaciones al seguro son abonadas por mitades por los trabajadores y los empleadores; para compensar el coste que supone este régimen para las empresas, en la mayor parte de los Estados Federados se ha suprimido un día de fiesta, concretamente el Día de Oración y Penitencia, aparte de otras medidas. Los hijos con derecho a alimentos y los cónyuges sin ingresos propios o con ingresos mínimos no cotizan por su cuenta, sino que están asegurados con los titulares, al igual que sucede en el marco del seguro familiar de enfermedad.

 

ir al inicio de la página
 

PRESTACIONES FAMILIARES. Desde 1996 las familias pueden elegir entre la percepción del subsidio por hijos y una deducción del impuesto sobre la renta. El subsidio por hijos asciende a 220 marcos respectivamente por el primer y segundo hijo. Por el tercer hijo se perciben 300 marcos y a partir del cuarto hijo 350 marcos. La deducción fiscal por hijos asciende a 6.912 marcos (datos de 1998). Desde 1986 existe además un subsidio por educación, que pueden percibir tanto las madres como los padres (600 marcos mensuales por hijo) y que se abona durante los primeros 24 meses de vida. A estos efectos se sigue un sistema escalonado en función de los ingresos familiares. Además, tanto las madres como los padres tienen derecho a un permiso de hasta tres años para educación de los hijos, durante el cual gozan de protección especial frente al despido.

 

ir al inicio de la página
 

ASISTENCIA A LAS VÍCTIMAS DE LA GUERRA E INDEMNIZACIÓN SOCIAL DE SECUELAS PARA LA SALUD. Los mutilados de guerra, los soldados de las Fuerzas Armadas Federales (Bundeswehr), los objetores que realizan la prestación social sustitutoria, las víctimas de actos violentos, las víctimas del régimen dictatorial del SED, los afectados por vacunas contaminadas y otras personas de cuya cobertura y resarcimiento debe hacerse cargo la comunidad estatal perciben las prestaciones de la llamada Indemnización Social en caso de secuelas físicas. Entre otras cosas tienen derecho a percibir una pensión, cuya cuantía depende de la gravedad del daño corporal y se ajusta a la evolución de los ingresos de los trabajadores. Además, se conceden prestaciones de rehabilitación médica y profesional. En caso de fallecimiento como consecuencia del daño físico sufrido, los supérstites tienen derecho a la correspondiente pensión.

 

ir al inicio de la página
 

AYUDA SOCIAL. En Alemania la asistencia social se extiende a todos aquellos que no pueden ayudarse a sí mismos y que no tienen acceso a otro tipo de ayudas. Según la Ley Federal de Ayuda Social, todos los habitantes de Alemania, sean nacionales o extranjeros, tienen derecho a esta asistencia. La ayuda social abarca un subsidio de sostenimiento o una ayuda especial (discapacidades, enfermedades o invalidez). La ayuda social se gestiona básicamente a través de las entidades locales (municipios). En 1997 los gastos en concepto de ayuda social ascendieron a 53.000 millones de marcos.

 

ir al inicio de la página