Índice:
Evolución a Partir de 1945.
Informalismo, Beuys y Zero.
Realismo Socialista.
Los Artistas de Hoy.
Promoción del Arte y Nuevos Medios.
Fotos.
 

EVOLUCIÓN A PARTIR DE 1945. Tras la fase de aislamiento impuesto por el régimen nacionalsocialista, la renovación artística avanzó a un ritmo vertiginoso. La nueva generación de pintores y escultores de la época, que en parte habían luchado en el frente, asumió ansiosamente todo aquello de lo que le habían privado la dictadura hitleriana y la guerra. Los grandes referentes del nuevo mundo de las artes plásticas fueron Vassily Kandinsky, Oskar Kokoschka, Max Beckmann, Emil Nolde y los expresionistas Erich Heckel, Karl Schmidt-Rottluff, Ernst Ludwig Kirchner y Max Pechstein. Para la mayoría de los artistas jóvenes el gran reto fue Pablo Picasso y su polifacética obra. También fue importante el encuentro con el surrealismo (Max Ernst, Salvador Dalí) y el expresionismo abstracto americano, con Jackson Pollock a la cabeza. Finalmente, muchos jóvenes artistas de la República Federal de Alemania se inspiraron en figuras como Roberto Sebastián Matta, Jean Dubuffet, Georges Mathieu, Jean Fautrier y Wols (Wolfgang Schulze)

La evolución del mundo artístico sería impensable sin la influencia que ejercieron muy diversos grupos, entre los cuales destacan la «Ecole de Paris», fundada en torno a 1940 y en la cual participaron, entre otros, Jean Bazaine, Roger Bissière, Maurice Estève, Charles Lapique, Alfred Manessier, Gustave Singier, Pierre Soulage, Maria Elena Vieira da Silva, Serge Poliakoff, Nicolas de Staël y Hans Hartung; el grupo «COBRA» (COpenhague, BRuxelles, Amsterdam; fundado en 1948) con el danés Asger Jorn, los belgas Christian Dotremond y Joseph Noiret y los holandeses Karel Appel, Constant (Anton Nieuvenhuys) y Corneille (Cornelis Guillaume van Beverloo); el «junger westen» con Gustav Deppe, Thomas Grochowiak, Ernst Hermanns, Emil Schumacher, Heinrich Siepmann y Hans Werdehausen (fundado en 1948 en Recklinghausen); «Zen 49», integrado por Willi Baumeister, Fritz Winter, Ruprecht Geiger, Gerhard Fietz, Brigitte Meier-Denninghoff, Rolf Cavael, etc. (fundado en 1949 en Múnich), y a los cuales seguirían posteriormente los renanos Joseph Fassbender, Hann Trier y Hubert Berke, Theodor y Woty Werner y los escultores Karl Hartung y Hans Uhlmann de Berlín; y finalmente la «Cuadriga» con K.O. Götz, Otto Greis, Heinz Kreutz y Bernard Schultze (fundada en 1953 en Francfort del Meno).

ir al inicio de la página
 

INFORMALISMO, BEUYS Y ZERO. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial y paralelamente al tachismo francés surgió en la República Federal de Alemania un nuevo estilo artístico influido por el surrealismo, la Ecole de Paris y el abstract painting americano que, totalmente disociado de la pintura figurativa y abstracta, optó por el denominador común de una técnica no figurativa, gestual, semiautomática, nunca totalmente incontrolada y sometida al principio de la casualidad dirigida. Las obras de artistas como Otto Götz, Bernhard Schultze, Fred Thieler, Gerhard Hoehme, Karl Friedrich Dahmen, Emil Schumacher, Peter Brüning y K.R.H. Sonderborg, hace tiempo conocidos por el público internacional, ponen de manifiesto la gran diversidad de propuestas que abarca la corriente informalista.

A principios de los años cincuenta prácticamente todos los artistas de los grupos informalistas lucharon por sacudirse el yugo de los dogmas asociados al rígido lienzo figurativo. Las reorientaciones informalista y abstracta desencadenaron una auténtica explosión de energías creativas. Así surgieron otras corrientes que enriquecieron el espectro del arte de posguerra en la República Federal de Alemania. A título de ejemplo cabe mencionar la pintura de los campos de color, tendencia pictórica que reflexiona sobre el color como medio concreto y desdramatizado, cuyos principales representantes son Georg Karl Pfahler (nacido en 1926), Günter Fruhtrunk (1923-1982) y Lothar Quinte (nacido en 1923).

Otras corrientes destacables son el ecoaccionismo del «hacedor» H.A. Schult (nacido 1939) y movimientos como el happening,iniciado por Wolf Vostell (nacido en 1932), y las actividades «fluxus», muy influidas por el mismo. En ambos casos se trata de eventos en los que el público asume un gran protagonismo, sobre todo en el happening. El fluxus tiene un componente más teatral, es más escenificación y autorrepresentación del artistaactor.

Joseph Beuys (1921-1986) fue quien indiscutiblemente marcó las pautas decisivas en este terreno. Ya sus primeros dibujos de los años cuarenta dejan entrever, al igual que sus objetos, sus incursiones en la plástica y sus acciones, el vigor de su inusitada concepción del arte, que abre paso a nuevas dimensiones y nuevos campos semánticos. Sus a menudo malentendidas fórmulas «arte es vida, vida es arte» y «todo ser humano es un artista», sus acciones con grasa y fieltro, sus ideas enraizadas en la antroposofía de Rudolf Steiner y el rigor con que mantuvo a su lado a los cada vez más numerosos estudiantes de la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf son algunos de los jalones que marcaron la trayectoria de Joseph Beuys. Su noción extensiva del arte fue el instrumento que le permitió propagar la «plástica social» como culminación de su filosofía del arte.

También el Grupo Zero electrizó muy pronto al público con impactantes happenings. Sus máximos exponentes, Heinz Mack (nacido en 1931), Otto Piene (nacido en 1928) y Günther Uekker (nacido en 1930), representan un tipo de artista que, tras el horror de los crímenes del Holocausto perpetrado por los nazis, no tenían ninguna intención de abrazar cualesquiera ideologías, sino que trataron de plasmar imágenes concretas. Piene, hoy mundialmente famoso, causa en todas partes gran expectación con sus cuadros de fuego y de humo y sus espectaculares skyevents. Mack se ha granjeado gran prestigio internacional con sus estelas luminosas, sus dínamos y su proyecto en el Sahara.Uekker, por su parte, ha conmocionado al público de muchos países con sus objetos claveteados, molinos de arena e inquietantes instrumentos de terror.

ir al inicio de la página

 

REALISMO SSOCIALISTA. Mientras los artistas de la República Federal de Alemania enlazaron con las tradiciones existentes y pudieron inspirarse en todas las nuevas corrientes del arte europeo occidental y americano, a sus colegas de la RDA pronto se les impuso como única forma de representación admisible el «realismo socialista». Los artistas tenían que transmitir una imagen positiva de la sociedad socialista y del tipo humano modelado por ella. La renovación de esta pintura partió fundamentalmente de la Escuela de Bellas Artes de Leipzig, entre cuyos representantes más famosos figuran Werner Tübke (nacido en 1929) y Bernhard Heisig (nacido en 1925), quienes, si bien es cierto que siguieron apegados a una temática de enfoque histórico y compromiso social, abandonaron en sus obras de gran formato el estilo estéril de los años cincuenta y sesenta.

A.R. Penck (nacido en 1939), que abandonó la RDA en 1980 y se hizo famoso en la parte occidental de Alemania, se inspiró en ídolos paleolíticos; a base de signos (cruces, cuadrados) y de arcaicas figuras andromorfas trata de plasmar un lenguaje universal accesible a todo el mundo. Las obras de Penck y sus compañeros alemanes orientales también estuvieron muy en boga en las galerías occidentales desde finales de los años setenta.

 

ir al inicio de la página

 

LOS ARTISTAS DE HOY. La obra de Ulrich Rückriem (nacido en 1938) se caracteriza por el empleo de imponentes bloques dolomíticos, como por ejemplo en el Monumento a Heinrich Heine en Bonn. Jörg Immendorf (nacido en 1945) es una especie de pintor moderno de cuadros históricos. En su lienzo «Café Deutschland» el viento de la historia arrasa el muro de Berlín. En marzo de 1997 Immendorf fue galardonado con el «Marco» mexicano, el premio de creación artística mejor dotado del mundo (250.000 dólares), por su obra «Accumulation 2». Anselm Kiefer (nacido en 1945) monta en sus talleres, que parecen factorías, enormes obras de diversos materiales como polvo, pétalos de flores, ceniza y raíces. «Zweistromland» es el título de una escultura de 32 toneladas de peso, en la que 200 libros de plomo están ordenados en anaqueles de ocho metros de largo. Sus cuadros, frecuentemente inspirados en mitos, los llama «cuerpos icónicos», porque la plasticidad de los materiales que utiliza -casi nunca manipulados le permite trascender la bidimensionalidad de la pintura tradicional. Kiefer, quien una y otra vez encara el lastre de la historia alemana reciente, muestra en sus monumentales obras el esplendor y la miseria de un mundo anclado en los parámetros de la cultura.

Rebecca Horn (nacida en 1944) presenta sus esculturas como «performances» y también las inserta en sus propias películas. Gerhard Richter (nacido en 1932), que se mueve entre el arte abstracto y el figurativo, es un maestro de la ambigüedad y el equívoco y alterna con sabiduría el lenguaje figurativo clásico y la abstracción extrema. Georg Baselitz (nacido en 1938), muy apreciado y premiado a nivel internacional, expresa en sus cuadros boca abajo la miseria de la criatura humana. Para este artista lo fundamental no es el objeto representado, sino el quehacer artístico y la libertad creadora. Markus Lüpertz (nacido en 1941), actualmente director de la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf, refleja en su «pintura ditirámbica» un talante «ebrio y entusiasta». Lüpertz es uno de los precursores de la nueva corriente figurativa («salvaje») en Alemania Occidental, si bien nunca ha sido partidario de la gestualidad exacerbada ni de la exaltación colorista. Sigmar Polke (nacido en 1941) intercambia lúdica y a menudo irónicamente los diversos niveles semánticos de sus cuadros. Suele pintar sobre telas estampadas, a las cuales dota de significado propio con trazos estereotipados.


ir al inicio de la página
 

PROMOCIÓN DEL ARTE Y NUEVOS MEDIOS. Hoy en día muy pocos pintores y escultores pueden vivir exclusivamente de la venta de sus obras. El patrocinio estatal, diversas becas y el mecenazgo de empresarios aficionados al arte palian su situación. El Kunstfonds e.V., fundado en 1980, ayuda a artistas de reconocido prestigio a financiar proyectos ambiciosos.

La colonia de artistas de Worpswede, en el Norte de Alemania, la Villa Massimo y la Villa Romana en Italia son una suerte de oasis para la creación, donde los artistas becados pueden trabajar a su aire y sin preocupaciones de tipo económico. También los empresarios se dedican al mecenazgo. Por ejemplo, desde hace más de 40 años el círculo cultural de la Federación de Industrias Alemanas (BDI) respalda a pintores y escultores a través de la concesión de premios.

El video, el ordenador y las telecomunicaciones también se vienen utilizando como medio de expresión artística. El Centro de Arte y Tecnología Mediática de Karlsruhe, inaugurado en 1992, el Instituto para los Nuevos Medios de la Escuela Städel de Francfort del Meno y la Escuela Superior de Arte Mediático de Colonia conciben los medios electrónicos como complemento de las formas pictóricas y escultóricas tradicionales. El videoarte y la interacción entre el ordenador y el espectador dominan esta nueva tendencia.

 

ir al inicio de la página