25 de Mayo en 
San Ceferino

 


Hoy es un día muy particular: celebramos nada menos que los 190 años de aquel inolvidable 25 de Mayo de 1810, y Establecimiento San Ceferino ha querido hacerlo con amigos, entre símbolos patrios y alojados en su geografía privilegiada. Y esa geografía, se ha vestido de gala con imágenes, voces y perfumes muy nuestros.

Entre canciones folklóricas y comidas típicas preparadas por manos diligentes, transcurre la fiesta conmemorativa. Corre el locro, las empanadas, los dulces y el buen vino, rimando hasta con el floreo de payadores en el marco campesino.

Un momento especial, luego del Himno Nacional, es el pericón, una antigua danza argentina rica en matices y figuras. Ellas y ellos van tejiendo con colores entrañables y sonrisas, las mudanzas. Tan rico como armonioso, el pericón llegó a poseer en el siglo pasado, hasta 30 voces de mando.



El desfile de carruajes fue otro hermoso espectáculo conseguido gracias al brillante reservorio que atesora San Ceferino. Digamos, mientras ruedan los añosos vehículos, que el primer carruaje que transitó el Río de la Plata, fue una calesa traída en 1717 por el Gobernador de Buenos Aires, Bruno Mauricio de Zabala. Si bien hasta el año 1820 hubo muy pocos -no mucho más de una docena- desde ese año los carruajes se popularizaron gracias a una fábrica montada por el inglés George Morris, casualmente en la calle 25 de Mayo, vecina a la Plaza de la Victoria.

Finalmente, los paisanitos, vistiendo sus ropas de gala y desde una chata ataviada a su vez de fiesta, soltaron globos celestes y blancos como un etéreo saludo en el cielo de San Ceferino.

El prado, con sus encantos, la laguna y sus habitantes, enjoyados de colores y formas, parecieron querer acompañar la fiesta tradicional para hacerla más imborrable en nuestra memoria.







Como un saludo lejano y querible, damas y caballeros pasearon su donaire con antiguos ropajes llenos de evocaciones al conjuro del aroma y sabor del tradicional chocolate.

Al calor del hogar trepidante, los invitados aguardaron la última invitación, la convocatoria del histórico cielito.

Esta danza, considerada la más identificada con nuestra independencia, canta en sus estrofas las ansias de libertad.

Cuando su campaña libertadora, el General San Martín Ilevó el pericón y el cielito a Chile, donde fueron adoptados como cantos de emancipación.

Evocamos una estrofa del "Cielito de la independencia", escrito por el poeta Bartolomé Hidalgo hace 170 años:

 


"Cielo, cielito, cantemos.
Se acabarán nuestras penas
Porque ya hemos arrojado
Los grillos y las cadenas".


San Ceferino se ha cubierto de destellos, de voces que congregan, de alegría y de invitados, atesorando entre naturaleza y estancias, su vocación argentina.

Orgullosa de ser parte distinguida de un universo nativo y personal.

Estancia San Ceferino,
Donde la Naturaleza Encontró su Lugar..

Ruta 6, Km 34.5 Luján.
TEL: (54-11)02323-441500
FAX: (54-11)02323-441599
[email protected]
[email protected]


Carlos Horacio Bruzera
Nota Escrita Especialmente para el PRIMER PORTAL ARGENTINO DE TURISMO MUNDIAL.
Derechos Reservados. Prohibida su Reproducción Total o Parcial