Central de Reservas en Buenos Aires: Reconquista 1016 9º Piso - Tel: (54-11) 4893-1346
E-mail: [email protected]

Recorriendo Ushuaia y Disfrutando del Hotel del Glaciar

Teniendo como punto de partida el hermoso y confortable "Hotel del Glaciar", nos asomamos admirados al paisaje cautivante de "La Novia del Beagle", la privilegiada ciudad de Ushuaia, en el confín sorprendente del Nuevo Mundo.

La impactante y serena naturaleza invernal se atisba desde el calor del acogedor Hotel del Glaciar, poseedor de constantes detalles de comodidad y repetido buen gusto. Las hospitalarias salas, el espacioso salón comedor, sus generosas y engalanadas habitaciones, son permanentes testigos del panorama casi de fantasía de su entorno.

El Glaciar Martial nos recibe con sus faldeos nevados y cubiertos por bosques de hayas en donde también cohabitan, el coihue, la lenga, el ñire y el canelo, árbol sagrado de los antiguos araucanos del continente, que parece velar sobre el manto inmaculado.

Durante los apacibles inviernos es posible aún descubrir en los repechos, las flores amarillo intenso del michay, una de las pocas que logran adueñarse del paisaje nevado. Y si el ojo avizor se detiene en la contemplación de los árboles de cambiantes tonalidades, podrá advertir en lengas y guindos los famosos llao-llao que, infectándolos, logran conformar extrañas figuras con sus eclosiones leñosas.

La aerosilla nos transporta, elevándonos para que nos convirtamos en privilegiados espectadores de una visión encantadora del canal y del desenlace de los Andes fueguinos, enmarcados con las siluetas de los cerros erguidos y coronados con el blanco Monte Olivia, la cúspide mayor de la región.

El Glaciar Martial, morada del enorme glaciar, último vestigio de un tiempo remoto, sólo, ciñe a Ushuaia en un abrazo de nieve, colores y vida palpitante. Más al Sur, discurre el Beagle, una vía interoceánica de 180 kilómetros de longitud y con un ancho de 3 a 7 km.

Los deportes invernales encuentran en inmediaciones del Martial, un lugar ideal e inolvidable a un paso del vigilante Hotel del Glaciar. Junto a éste, se practica el esquí de fondo y se pasea en trineos llevados por la mansedumbre experta de los hermosos perros siberianos.

Tal cual se efectúa también en otros lugares, como ser el Club Andino Ushuaia, en donde los más chicos encuentran la oportunidad de jugar sin peligros rodeados de un medio nada común y superlativaments bello.

Cuando nieva y los vaporosos copos detienen su vuelo sobre los árboles y las cosas, un silencio poético se adueña de toda la bahía, como si la naturaleza intentara llamarnos la atención sobre la aventura de la cual somos protagonistas.

Vecino al Martial se extiende soberano, el Parque Nacional Tierra del Fuego, creado en 1960 y dueño nada menos, que de 63.000 hectáreas. Es el Parque más austral del mundo y el único entre los argentinos que posee costas sobre el mar.

Caminar por la "Novia del Beagle" es todo un placer. Su preciosa y amplia bahía, se encarga de abrazarla por el sur con la quietud de sus aguas adormiladas.

Sobre la misma costa, la antigua casa Beban, construída en 1913 y restaurada en 1994, no deja escapar las miradas. Sus ventanas añosas, continúan luciendo sus cortinas de artístico encaje, tal vez en un juego repetido de imitar la albura de la nieve siempre en retorno.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, Patrona de la Ciudad; sus espacios verdes, su avenida Maipú oficiando de costanera afortunada, su gente, sus montañas y su mar, se encargan de convertir nuestra visita en un acontecimiento singular.

Y, por la noches, cuando la Novia del Beagle deja admirar su pedrería titilante como un collar de fantásticos brillantes, el encanto se cuela en el espectador tornando imposible el olvido.

Ushuaia, "Bahía de Aguas Mansas" en el idioma de los antiguos dueños isleños, esconde un halo de lánguido y arcano pasado. Es el recuerdo de yámanes y onas, pueblos desaparecidos que retornan en viejas historias casi olvidadas. Es posible, todo es posible en Ushuaia, que el "Ancianísimo", el dios supremo de los yámanes, este aún protegiendo el escenario tornasolado. Quizás por eso la ciudad es cada día más hermosa, envuelta en enigmáticas galas, vanagloriándose de ser irrepetible. Una ilusión hecha michay y orquídea, casi en el límite del mundo.


Carlos Horacio Bruzera
 
Nota Escrita Especialmente para el
PRIMER PORTAL ARGENTINO DE TURISMO MUNDIAL.

Derechos Reservados. Prohibida su Reproducción Total o Parcial
VER GALERIA DE FOTOS (523 Imágenes)
Ver Video: Argentina. Territorio de Tierra del Fuego, Antártida en Islas del Atlántico Sur. El Blanco Resplandeciente de Ushuaia (00:01:33)
VER GACETILLA N° 729
VER GACETILLA N° 881